El Qhapaq Ñan o Camino del Inca
Un camino con huellas milenarias
Ñan: Camino y Qhapaq: Principal. En lengua quechua

El Qhapaq Ñan o Camino del Inca, fue la columna vertebral del poder político y económico del Tahuantinsuyo, el Estado Inca. Unía todos los puntos del imperio Inca con su capital, Cusco (Perú), residencia del Inca, desde ahí, salían los caminos, algunos paralelos a los Andes y otros transversales hacia todas las regiones. Se trata de un sistema vial andino de unos 30.000 km, construida a lo largo de varios siglos por los incas, aprovechando en parte infraestructuras preincaicas existentes, que facilitaba las comunicaciones, los transportes y el comercio, y también con fines defensivos. El “Qhapaq Ñan”, cubría una extensa área geográfica, atravesando seis países de la región recorría los actuales: Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, Argentina y Colombia.

Es una herencia concreta del patrimonio cultural inmaterial, el traslado de personas, el transporte de bienes y recursos; los conocimientos, las ideas y los dioses. En 2014 fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Con 310 sitios arqueológicos, es la nominación más grande de la historia en los 40 años de la Convención Patrimonio Mundial, reconociendo la tradición histórica y la belleza geográfica de la región . Los seis países se unieron para presentar la postulación.

El Qhapaq Ñan o Camino del Inca, en Argentina

En Argentina, el Qhapaq Ñan ingresa desde Bolivia por el pequeño poblado de Calahoyo (en la Puna, a más de 4.000 m.s.n.m.) y atraviesa desiertos, valles y montañas uniendo los territorios que hoy componen las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza, para perderse luego en la Cordillera de los Andes rumbo a Chile.

El último tramo,es la Provincia de Mendoza, comprende las localidades de: Puente del Inca, Uspallata, Ciénaga del Yaguaraz, Tambillos, Ranchillos y Tambillitos. La zona, ocupada por el pueblo originario Huarpes, donde hoy se ubica la Provincia de Mendoza, fue parte del Imperio Incaico , durante el siglo XV hasta la conquista española. Acá convivieron incas, huarpes, y mapuches. La ocupación abarcó menos de un siglo sin embargo , la impronta sociocultural del del Imperio Inca fue significativa.

Los Tambos o Tampu Incaicos

Construcciones de piedra ,donde se alojaba el inca o viajeros en misión oficial y también eran depósitos de comida, leña, armas y productos necesarios de control estatal. La red, sigue el camino al que están ligados. Hasta hoy se conservan vestigios.

Parque Arqueológico de Tambillos

Este asentamiento incaico, existe hace 500 años, sus estructuras están protegidas por alambrados, carteles indicativos y didácticos. Fue declarado Patrimonio Cultural Provincial, el sitio y el camino incaico anexo

Santuarios de altura

Los incas y huarpes, creían que en las montañas moraban dioses, realizaban ofrendas para pedir protección y prosperidad y también sacrificios humanos, cuando moría un emperador o conquistaban un nuevo territorio.

Los sitios ceremoniales se extienden a lo largo del Qhapaq Ñan. El santuario del cerro Penitentes, es el adoratorio de altura incaico situado al sur del paso de Uspallata en la provincia de Mendoza, en el extremo oeste del territorio argentino.
El noroeste argentino, alberga la mayor parte de los santuarios de altura de esta civilización.

El Complejo Ceremonial Llullaillaco, ubicado entre los 4800 y 6670 metros sobre el nivel del mar, es el ejemplo más sorprendente de cómo los Incas dominaban las cimas de los cerros.

Sin embargo ,pese a tener el reconocimiento mundial , la mayoría de los tramos son inaccesibles ,dado que no cuentan con una infraestructura turística desarrollada,esto impide conocer este maravilloso mundo ,en su total dimensión. En Argentina ,sólo hay tres tramos accesibles en Jujuy, Salta y Mendoza. El resto están en lugares remotos y de difícil acceso.