Turismo de Estancias

*Tradiciones y sabores en las estancias patagónicas de Península Valdés*.

Naturaleza en estado virgen y noches seductoramente estrelladas. La cultura de los campos patagónicos está al alcance de los visitantes. La faena diaria, el ganado, las tareas anuales de esquila y señalada, la preparación de las comidas típicas, permitiendo que puedan participar de las labores cotidianas de los hombres de campo para comprender y valorar su trabajo. Son algunos de los secretos que se dejan ver en las excursiones a las estancias chubutenses. Compartiremos una tradicional ronda de mate y tortas fritas, con los lugareños, donde *El típico cordero asado o el cordero patagónico*, no puede faltar a la hora de almuerzo.Recorriendo a caballo las costas infinitas, dejando que tu cabeza se libere de preocupaciones, sorprendiéndote una y otra vez con la belleza del alrededor. Las visitas a las estancias permiten conocer mejor la flora y fauna autóctona de la Patagonia. Para conocer en profundidad esta tierra hay que tomarse un tiempo, hay propuestas de día entero y otras que ofrecen alojamiento en hoteles de campo.

Pasar una noche en la Península, permite descubrir en toda su magnitud la magia de la naturaleza austral, acostumbrar el oído al silencio, para comenzar a escuchar lo que hasta entonces parecía imposible: *Los sonidos de la Tierra*.


Estancia San Lorenzo.
Ubicada a 160 km de Puerto Madryn y a 17 km de la Reserva de Fauna Punta Norte, en plena Península Valdés. En la costa del Golfo San Matías, dentro del área de Punta Norte de la Península de Valdés, la Estancia San Lorenzo ocupa 5.134 hectáreas y 5.300 metros de costa frente al Golfo San Matías. Hay pocos lugares en Argentina donde se pueda apreciar cómo el sol se pone en el mar, tal como ocurre en ese lugar de la costa de San Lorenzo.
La Estancia forma parte del “Área Natural Protegida Península Valdés”, bajo la figura de “Área Protegida Estancia San Lorenzo”. Fue la primera estancia en la Península que obtuvo esa categorización.
“Colonia de pingüinos de Magallanes”. La Estancia alberga y protege una colonia de 500.000 ejemplares de pingüinos de Magallanes. En el año 1999, al comenzar la actividad turística, se destinaron 123 hectáreas exclusivas, para recrear un hábitat adecuado a la vida silvestre de los pingüinos. Para ello, se alambró esa zona y se retiraron las ovejas. Aquí puede recorrerse el sendero interpretativo de la pingüinera y el Cañadón de los Fósiles, además de degustar un típico cordero patagónico al asador.

 


Estancia Patagónica San Guillermo. Ofrece dos programas
1.- Día de campo.
Incluye: Recepción con mate y tortas fritas. Trekking: Recorre un criadero de cerdos, un circuito biológico y paleontológico bajando a profundos cañadones, que fueron cubiertos por el mar Entrerriense hace 20.000.000 de años,. Demostración de esquila: De septiembre y temporada verano inclusive). Video educativo.
Almuerzo: Cordero al asador, pollo y chorizos; pañuelitos de batata y membrillo; café. Cabalgatas (Opcional): Caballos para recorrer el campo o llegar a la Lobería de Punta Loma. Mountain bike (Opcional): Un circuito con paisajes y montañas para recorrer, con caminos internos que llegan al mar y poder disfrutar del mismo.
2.-Programa con alojamiento.
Incluye: Desayuno, almuerzo, té y cena. Actividades: Trekking -Cabalgatas Mountain Bike. Actividades de huerta y de granja. Bird Watching: Observación de aves que se acercan al casco de la estancia. La Estancia, dispone de habitaciones con baño privado, agua caliente y calefaccionadas.

Estancia Loreto.
Rodeado de pura estepa patagónica, este Lodge de estilo rústico está a solo 10 km de Puerto Pirámides y cuenta con acceso a la playa sobre el Golfo San José. Ofrece programas personalizados, con cabalgatas por la costa, snorkel con lobos marinos, trekking con guías expertos en los que se observa la fauna y flora del lugar, y restos fósiles encontrados en los alrededores.
Posada Los Mimbres
En Gaiman, la posada, aloja a los visitantes en una chacra que fuera de los pioneros galeses que poblaron la Patagonia en el siglo XIX.
Y en el Valle Inferior del río Chubut, se emplazan otros establecimientos agroturísticos en los que es posible alojarse y/o pasar un día de campo recorriendo las distintas producciones: Don Julio, Quintas Narlú, Bod Iwan, Las Piedras, Campo Las Bardas y La Antonieta.

Las estancias de la Península Valdés invitan a que te desvíes del circuito tradicional y vivas otra experiencia turística.

Valor visita a estancias en excursión *Consultar*