*Vivencias en la nieve*
Lugar: Valle del Challhuaco, centro de deportes invernales.



Temporada:

Junio/Septiembre

Duración: Medio día

Horarios

08.00/ 13.00hs

 10.00  /15.00hs

 15.00hs / 20.00hs


Dificultad: Baja. Para todas las edades.
Lugar de Partida: Bariloche.
Incluye: Traslado ida y vuelta. Caminata guiada al Corazón del Bosque. Bebidas Alcohólicas (Vinos, Whisky, Cognac, Cervezas). Bebidas No Alcohólicas. Bebidas Calientes (Te, Café). Quesos especiados. Bocadillos de repostería casera. Uso de deslizadores plásticos.
No incluye: Extras no mencionados. Cobertura médica.
Equipamiento: Ropa y calzado para nieve, guantes gorro y anteojos de sol.

Valor del programa *Consultar*

Una experiencia única en el corazón del valle nevado del Challhuaco.
Programa: A la hora indicada, saldremos desde el hotel en Bariloche, para viajar en vehículo, hacia el sur del Parque Nacional Nahuel Huapi. Dejando atrás la ciudad estaremos rodeados de un hermoso paisaje montañoso andino. Recorremos una planicie de aprox. 3 km., llamada "Pampa de Huenuleo", (del idioma Mapuche y se traduce como "La Vía Láctea"). Luego de transitar unos km., por una planicie esteparia con poca vegetación, entraremos a un tupido enjambre de árboles nevados.

Atravesamos la entrada al bosque, la "lenga", es la principal protagonista por estos lados, Descenderemos del vehículo y comenzamos a caminar por el valle nevado, liderados por el guía de trekking, al frente del grupo. En medio de un silencio absoluto, veremos las llamadas 'barba de viejo" plantas epifitas, que se apoyan en la corteza de un árbol maduro.
Es muy común en esta zona, por ser un lugar de "contaminación cero", que permite su existencia, ya que son muy sensibles a la contaminación de gases en la atmósfera.

Continuando, por el bosque andino nevado, llegamos al mirador natural del valle, con vistas panorámicas de la cordillera de los Andes, grandes extensiones de tierras con blancos, inmaculados y algún pájaro carpintero que habita los bosques altoandinos. Regresamos por la misma senda y a pocos metros de este lugar en un rincón del bosque, nos espera un vaso de whisky o una copa de buen vino, para afrontar el frío.
También se pueden divertir bajando por una pendiente en deslizadores plásticos. Finalizando esta experiencia encantadora, que difícilmente podremos olvidar, desandamos el camino por el sendero del bosque nevado andino y abordamos los vehículos para emprender nuestro regreso a la ciudad de San Carlos de Bariloche.