Se trata de una réplica de un auténtico jardín japonés donado por la comunidad japonesa. Se destacan el lago, una cascada, el jardín seco de estilo zen, una importante variedad de flores típicas, un espacio para meditación, una casa de té y un restaurante con una carta de cocina japonesa. Allí se realizan diferentes talleres, cursos y jornadas, en los que se transmiten las técnicas y las costumbres japonesas en todas las disciplinas, desde cursos de origami, talleres de shiatzu, de meditación y filosofía, hasta la ceremonia del té, entre tantas otras.

El Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés ha sido declarado

“Bien de Interés Histórico- Artístico Nacional” según Decreto 652/2008.

Es administrado por la Fundación Cultural Argentino Japonesa, se autofinancia con los ingresos por abono de la entrada.

Más información: http://www.jardinjapones.org.ar/